Estado del Arte de la Facturación Electrónica en el Contexto Nacional e Internacional

Adaptarnos a los cambios que exige el mercado y la sociedad siempre genera choques con nuestras costumbres e ideales, el entorno nos convierte en personas mecánicas y por ello el impacto crea traumatismos y negación a las actualizaciones, caso presentado a diario en la nueva era de los medios magnéticos. Debido a esto hemos decidido abarcar un tema sensible que afecta el bolsillo de instituciones públicas, privadas y personas naturales en Colombia, según el decreto 2242 del 2015 el cual es la implementación de la facturación electrónica, abarcando todos los conceptos, inconvenientes e información relevante la cual es desconocida para algunos obligados evitando de esta manera sanciones o multas que puede adquirir por el ente regulador, todo ello se evidencia en la presente investigación, teniendo en cuenta que día a día la normatividad se ve modificada debido a las constantes actualizaciones. Desde el decreto 2242 del 2015 y la resolución 000072 del 29 de diciembre de 2017 la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN) estableció a través de ellos los primeros comunicados a cerca de los parámetros y plazos para aplicar a lo que en ella se establece, pero en la resolución 000042 de 5 de mayo de 2020 específica y decreta la obligatoriedad de los contribuyentes con fecha límite de cumplimiento. Es por ello que nos motivamos a investigar de manera rigurosa para dar a conocer este tema que genera tanto impacto en nuestra nación la cual aún no está completamente mentalizada a los cambios que ya empezaron a regir y a los cuales nos debemos acoplar.

Autores: Angélica Lorena Guevara Cardona, Laura Susana Falla Parra Corporación Universitaria Autónoma de Nariño – Extensión Villavicencio

1 Comentario
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

LA facturación electrónica en Ecuador se encuentra en un estado avanzado, tanto así que del 85 al 90% de los contribuyentes registrados en el Servicio de Rentas Internas se encuentran en la obligación de emitir facturas y otros documentos fuente mediante medios electrónicos. Pero la preocupación nace en que su ponencia se concluye que esto beneficia al medio ambiente por el ahorro en papel, lo cual no necesariamente es cierto ya que la gran mayoría de contribuyentes sigue imprimiendo el RIDE (representación impresa de documento electrónico) causando que este “beneficio” de la facturación electrónica se vea incumplido.

PQR